miércoles, 27 de noviembre de 2013

El amor conyugal, Humanae vitae

El amor conyugal, Humanae vitae



Autor: SS Pablo VI | Fuente: Encíclica Humanae vitae


8. La verdadera naturaleza y nobleza del amor conyugal se revelan cuando éste es considerado en su fuente suprema, Dios, que es Amor 6, "el Padre de quien procede toda paternidad en el cielo y en la tierra" 7.

El matrimonio no es, por tanto, efecto de la casualidad o producto de la evolución de fuerzas naturales inconscientes; es una sabia institución del Creador para realizar en la humanidad su designio de amor.

Los esposos, mediante su recíproca donación personal, propia y exclusiva de ellos, tienden a la comunión de sus seres en orden a un mutuo perfeccionamiento personal, para colaborar con Dios en la generación y en la educación de nuevas vidas. 

En los bautizados el matrimonio reviste, además, la dignidad de signo sacramental de la gracia, en cuanto representa la unión de Cristo y de la Iglesia.

6. Cfr. I Jn., 4, 8.


7. Ef., 3, 15. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario