miércoles, 7 de agosto de 2013

21 ECOZONAS O REINOS BIOGEOGRAFICOS


A finales de la era de la exploración, a medida que gran parte de los continentes  eran explorados, y su biodiversidad más visible era documentada hacia las metrópolis imperiales como París, o Londres. Los historiadores naturales “futuros biólogos” observaron que el mundo podía ser dividido en bloques continentales de vegetación relativamente homogénea, como los bosques, las praderas los desiertos y que estos tipos de vegetación correspondían a ciertos tipos de clima. La relación entre la fauna, la distribución geográfica y el clima no fue estimada sino hasta finales de la era de la exploración cerca de 1876 por uno de los coautores de la primera teoría de la evolución Alfred Russel Wallace. Wallace dividió al planeta en 6 enormes reinos, el neártico, el paleoártico, el etíope, el oriental “sudeste asiático” y el australiano. 

Una barrera separa de manera efectiva las regiones biogeográficas de las otras, manteniendo la distinguibilidad de los animales de cada región. Muchos biólogos adoptaron rápidamente esta clasificación propuesta por Wallace, la cual aún se considera válida actualmente. La influencia humana se ha caracterizado por la introducción de animales fuera de sus territorios biogeográficos (McKinney, 1966; Procheş, 2005; Rueda et al., 2013; Schmidt, 1954).

21.1 ¿Por qué no hay leones en los llanos colombianos y venezolanos?

Uno de los axiomas principales de la biogeografía proviene de la evolución y del principio de aleatoriedad. Dado que las especies depende de la variación aleatoria para generarse, la probabilidad de que la misma especie emerja de manera independiente en dos momentos del tiempo es cercana a cero, aun cuando dos especies puedan evolucionar a formas similares, seguirán siendo especies diferentes asiladas reproductivamente. Dado entonces que una especie solo puede evolucionar una sola vez, el lugar donde la especie nace se denomina centro de origen. El centro de origen no es un solo lugar, sino la región donde se distribuye la población de la cual la nueva especie se originó. Se debe recordar que la formación de nuevas especies ocurre al nivel de las poblaciones, con cientos de miles de individuos aportando un grano de arena a la separación de la especie ancestral.

Una nueva especie que sea exitosa se dispersa hasta que encuentra una barrera que le impide su avance, la cual puede ser física como una montaña, o de condiciones ecológicas que están más allá de su límite de tolerancia como poca disponibilidad de agua, salinización de los cuerpos de agua, climas calientes, climas fríos, competidores mejor adaptados entre otros. La mayoría de los animales y las plantas poseen unas distribuciones geográficas características. Algunas especies viven en regiones geográficas muy específicas, aisladas del resto, a estas especies se las denomina especies endémicas, como los demonios de Tazmania. Otras especies se encuentran distribuidas en una amplia variedad de hábitats de biomas diferentes, a estas especies se las denomina cosmopolitas.

El estudio de la biogeografía comenzó con la era de la exploración por parte de los Historiadores Naturales como José Celestino Mutis.  Cuando los exploradores se sentaron en sus metrópolis a analizar la información obtenida en sus fantásticos viajes se dieron cuenta de un hecho bastante peculiar, algunas especies tenían el potencial se sobrevivir en otras zonas geográficas con condiciones medioambientales similares al de su rango de distribución normal. Por ejemplo los gorilas, chimpancés elefantes, leones, antílopes tienen el potencial de sobrevivir en ciertas zonas de América del Sur con condiciones semejantes a las de la sabana africana como por ejemplo los llanos ubicados entre Colombia y Venezuela. 

Sin embargo los animales y vegetales de las selvas húmedas tropicales y de las sabanas tropicales de África no pueden extenderse a América del sur debido al océano Atlántico que sirve como una barrera geográfica. La razón de esto es evolutiva, condiciones semejantes crean formas semejantes "evolución convergente" pero no exactamente iguales debido a que la evolución también es un proceso aleatorio, la selección natural filtra formas útiles que son semejantes pero no identicas.

21.2 Reino del neartico

El reino de los Nearctico cubre la mayor parte de Norteamérica, incluyendo Groenlandia, Florida central, y las tierras altas de México. Las partes de América del Norte que no están en el reino de los Neárticos son el este de México, el sur de la Florida, América Central y las islas del Caribe que forman parte del reino neotropical, junto con América del Sur. 

Aunque América del Norte y América del Sur están unidas por el Istmo de Panamá, estos continentes fueron separados por cerca de 180 millones de años y desarrollaron linajes de plantas y animales muy diferentes. Cuando el antiguo supercontinente de Pangea se dividió en dos hace unos 180 millones de años, América del Norte permaneció unida a Eurasia como parte del supercontinente de Laurasia, mientras que Sudamérica era parte del supercontinente de Gondwana. América del Norte se separó más tarde de Eurasia. América del Norte se ha unido por puentes terrestres a Asia y América del Sur desde entonces, lo que permitió un intercambio de especies vegetales y animales entre los continentes, el Gran Intercambio Americano. Un antiguo puente terrestre a través del estrecho de Bering entre Asia y América del Norte permitió que muchas plantas y animales se movieran entre estos continentes, y el reino neártico comparte muchas plantas y animales con el Paleártico. Los dos reinos se incluyen a veces en un solo reino Holarctic. Muchos animales grandes, o megafauna, incluyendo caballos, camellos, mamuts, mastodontes, perezosos, gatos de dientes de sable (Smilodon), el oso gigante de cara corta (Arctodus simus) y el guepardo, se extinguieron en Norteamérica al final De la época del Pleistoceno (edades glaciales), al mismo tiempo apareció la primera evidencia de seres humanos, en lo que se llama el evento de extinción del Holoceno. 

Anteriormente, se creía que las extinciones megafaunales habían sido causadas por el cambio climático, pero muchos científicos creen ahora, mientras que el cambio climático contribuyó a estas extinciones, la causa principal fue la caza de los recién llegados humanos o, en el caso de algunos grandes depredadores, La extinción resultante de la presa que se hace escasa. El bisonte americano (Bison bison), el oso pardo o el oso pardo (Ursus arctos), el alce o alce eurasiático (Alces alces) y el alce o wapiti (Cervus canadensis) entraron en América del Norte al mismo tiempo que los primeros humanos y se expandieron rápidamente. Llenando nichos ecológicos dejados vacíos por la recién extinta megafauna norteamericana (Holt et al., 2013; Kreft & Jetz, 2010; Udvardy & Udvardy, 1975).

21.3 Reino del paleartico

El Paleartico o Palaearctico es el más grande de los ocho reinos biogeográficos que constituyen la superficie de la tierra. Se compone de Europa, Asia al norte de las estribaciones de los Himalayas, África del Norte, y la parte norte y central de la Península Arábiga. 

El reino paléarctico comprende las ecorregiones terrestres más pequeñas de la región euro-siberiana; La cuenca mediterránea; El Sáhara y los Desiertos Arabes; Y Asia occidental, central y del este. El reino palearáctico también tiene numerosos ríos y lagos, formando varias ecorregiones de agua dulce. Algunos de los ríos fueron la fuente de agua para las primeras civilizaciones registradas que utilizaron métodos de riego.

Ambo territorios neartico y paleartico están estrechamente relacionados, mucho más que cualquier otra región entre sí, ni siquiera la región etíope y el neotrópico son tan similares entre sí. Esta similitud se debe a que durante las edades del hielo, el estrecho de Bering entre Alaska y Siberia se convierte en un puente de hielo solido por donde los animales de un territorio podían invadir los del otro, haciendo que la fauna de ambos sea relativamente homogénea. La última glaciación ocurrió hace 10 000 años, la cual permitió que varios animales invadieran los continentes, como por ejemplo los caballos que evolucionaron en América del norte y se expandieron a Asia (Holt et al., 2013; Kreft & Jetz, 2010; Udvardy & Udvardy, 1975).


21.4 Reino del Afrotrópico

El reino afrotropical es uno de los ocho reinos biogeográficos de la Tierra. Incluye África al sur del desierto del Sahara, las franjas meridional y oriental de la Península Arábiga, la isla de Madagascar, el sur de Irán y el extremo suroeste de Pakistán, y las islas del Océano Índico occidental. Anteriormente se conocía como la Zona Etíope o la Región de Etiopía.

El reino Afrotropical es el hogar de un número de familias de plantas endémicas. Madagascar y las islas del Océano Índico son el hogar de diez familias endémicas de plantas con flores; Ocho son endémicas de Madagascar (Asteropeiaceae, Didymelaceae, Didiereaceae, Kaliphoraceae, Melanophyllaceae, Physenaceae, Sarcolaenaceae y Sphaerosepalaceae), una de Seychelles (Mesdusagynaceae) y una de las Islas de Mascarene (Psiloxylaceae). Doce familias de plantas son endémicas o casi endémicas de Sudáfrica (incluyendo Curtisiaceae, Heteropyxidaceae, Penaeaceae, Psiloxylaceae y Rhynchocalycaceae) de las cuales cinco son endémicas de la provincia florística del Cabo (incluyendo Grubbiaceae). Otras familias afrotrópicas endémicas incluyen Barbeyaceae, Montiniaceae, Myrothamnaceae y Oliniaceae.

Los Grandes Lagos de África Oriental (Victoria, Malawi y Tanganyika) son el centro de la biodiversidad de muchos peces de agua dulce, especialmente cíclidos (que albergan más de dos tercios de las 2.000 especies estimadas en la familia). La región de los ríos costeros de África Occidental cubre sólo una fracción de África Occidental, pero alberga 322 especies de peces del África Occidental, con 247 restringidos a esta zona y 129 restringidos incluso a rangos más pequeños. La fauna central de los ríos comprende 194 especies de peces, con 119 endemicas y sólo 33 restringidas a pequeñas áreas. 

El afrotropico tiene varias familias endémicas del pájaros, incluyendo avestruces (Struthionidae), pajaos del Sol, pájaro secretario (Sagittariidae), pájaros de Guinea (Numididae), y cólidos (Coliidae). Además, varias familias de paseriformes se limitan a los Afrotropics; Éstos incluyen los saltadores de roca (Chaetopidae) y el rockfowl (Picathartidae). África tiene tres órdenes endémicos de mamíferos, el Tubulidentata (aardvarks), Afrosoricida (tenrecs y lunares de oro), y Macroscelidea (musarañas de elefante). Las llanuras de África oriental son bien conocidas por su diversidad de mamíferos grandes. Cuatro especies de Grandes Simios (Hominidae) son endémicas de África: ambas especies de gorila (gorila occidental, Gorila gorila y gorila oriental, Gorilla beringei) y ambas especies de chimpancé (chimpancé común, Pan troglodytes, y bonobo, Pan paniscus). Los seres humanos y sus antepasados se originaron en África (Holt et al., 2013; Kreft & Jetz, 2010; Udvardy & Udvardy, 1975).

21.5 Reino indomalayo

Se extiende desde Afganistán a través del subcontinente indio y el sudeste de Asia hasta las tierras bajas del sur de China, y hasta Indonesia, hasta Java, Bali y Borneo, al este de la cual se encuentra la línea de Wallace, el límite del reino llamado así Alfred Russel Wallace que separa Indomalayan de Australasia. Indomalaya también incluye las Filipinas, las tierras bajas de Taiwán y las islas Ryukyu de Japón. 

La mayor parte de Indomalaya estaba originalmente cubierta por bosque, en su mayoría bosques de hoja ancha húmeda tropicales y subtropicales, con bosques tropicales y subtropicales de hoja ancha seca predominante en gran parte de la India y partes del sudeste asiático. Los bosques tropicales húmedos de Indomalaya están dominados en su mayoría por árboles de la familia de los dipterocarpios (Dipterocarpaceae).

La flora de Indomalaya mezcla elementos de los supercontinents antiguos de Laurasia y de Gondwana. Los elementos de Gondwanian primero fueron introducidos por la India, que separó de Gondwana aproximadamente 90 MYA, llevando su Gondwana-derivó la flora y la fauna hacia el norte, que incluyó peces cíclidos y las familias de la planta floreciente Crypteroniaceae y posiblemente Dipterocarpaceae. India chocó con Asia 30-45 MYA, e intercambiaron especies. Más tarde, a medida que Australia-Nueva Guinea se desplazaba hacia el norte, la colisión de las placas australianas y asiáticas empujó hacia arriba las islas de Wallacea, que estaban separadas unas de otras por estrechos estrechos, permitiendo un intercambio botánico entre Indomalaya y Australasia. La flora de la selva tropical asiática, incluyendo los dipterocarpios, saltó de Islandia a través de Wallacea a Nueva Guinea, y varias familias de plantas gondwanesas, incluyendo podocarpios y araucarias, se desplazaron hacia el oeste de Australia-Nueva Guinea hacia el oeste de Malesia y el sudeste asiático (Holt et al., 2013; Kreft & Jetz, 2010; Udvardy & Udvardy, 1975).


21.6 Reino australiano o australasiano

El reino australasiano es un reino biogeográfico que es coincidente, pero no sinónimo (por algunas definiciones), con la región geográfica de Australasia. El reino incluye a Australia, la isla de Nueva Guinea (incluida Papua Nueva Guinea y la provincia indonesia de Papua), y la parte oriental del archipiélago indonesio, incluida la isla de Sulawesi, las islas Molucas (las provincias indonesias de Maluku y North Maluku ) Y las islas de Lombok, Sumbawa, Sumba, Flores y Timor, a menudo conocidas como Sundas Menores. El reino Australasiano también incluye varios grupos de la isla del Pacífico, incluyendo el archipiélago de Bismarck, Vanuatu, las islas de Solomon, y Nueva Caledonia. Nueva Zelanda y sus islas circundantes son una sub-región distintiva del reino Australasian. El resto de Indonesia es parte del reino indomalayo. 

Desde una perspectiva ecológica, el reino australasiano es una región distinta con una historia geológica y evolutiva común y un gran número de plantas y animales únicos. En este contexto, la Australasia se limita a Australia, Nueva Guinea, Nueva Zelanda, Nueva Caledonia y las islas vecinas, incluidas las islas indonesias de Lombok y Sulawesi hacia el este. La línea divisoria biológica del reino Indomalayan del Asia tropical es la línea de Wallace: Borneo y Bali mienten en el lado occidental, asiático.

Australia, Nueva Zelanda y Nueva Caledonia son fragmentos del antiguo supercontinente Gondwana, cuyas marcas son aún visibles en la Provincia de la Cumbre del Mar de la Isla de Navidad y otras entidades geofísicas. Estas tres masas de tierra han sido separadas de otros continentes, y de unos a otros, durante decenas de millones de años. Toda Australasia comparte la flora antártica, aunque las islas tropicales del norte también comparten muchas plantas con Asia Sur-Oriental.

Australia, Nueva Guinea y Tasmania están separadas entre sí por estanterías continentales poco profundas, y se unieron cuando el nivel del mar era menor durante las edades glaciales. Comparten una fauna similar que incluye mamíferos marsupiales y monotreme y aves ratites. Los eucaliptos son los árboles predominantes en gran parte de Australia y Nueva Guinea. Nueva Zelandia no tiene mamíferos terrestres nativos, sino también aves de ratita, incluyendo el kiwi y el moa. El reino Australasian incluye algunos grupos isleños cercanos, como Wallacea, el archipiélago de Bismarck, islas de Solomon, y Vanuatu, que no eran parte anterior de Gondwana, pero que comparten muchas plantas y animales característicos con Australasia.

Tenga en cuenta que esta zonificación se basa en la flora; Los animales no necesariamente siguen los mismos límites biogeográficos. En el presente caso, muchas aves se encuentran en regiones tanto "indomalayanas" como "australasianas", pero no en el conjunto de las dos. Por otro lado, hay pocas similitudes faunísticas compartidas sólo por Australia y Nueva Zelanda, excepto algunas aves. Mientras tanto, Australia, Melanesia y Wallacea están unidos por una gran parte de animales similares, pero pocos de éstos ocurren más lejos en el Pacífico. Por otra parte, gran parte de la fauna polinesia está relacionada con la de Melanesia (Holt et al., 2013; Kreft & Jetz, 2010; Udvardy & Udvardy, 1975).

21.7 Reino antártico

Es una región polar, específicamente la región alrededor del Polo Sur de la Tierra, frente a la región ártica alrededor del Polo Norte. La Antártida comprende en sentido estricto el continente de la Antártida y los territorios insulares situados en la Placa Antártica. En un sentido más amplio, la región antártica incluye las plataformas de hielo, las aguas y los territorios insulares en el Océano Austral situado al sur de la Convergencia Antártica, una zona de aproximadamente 32 a 48 km de ancho que varía en latitud estacionalmente. La región abarca un 20% del hemisferio sur, de los cuales el 5,5% (14 millones de km2) es la superficie del continente antártico. Todas las plataformas terrestres y de hielo situadas al sur de la latitud 60 ° S se administran bajo el Sistema del Tratado Antártico. En un sentido biogeográfico, la ecozona antártica es una de las ocho ecozonas de la superficie terrestre de la Tierra.

La parte marítima de la región constituye el ámbito de aplicación del Convenio Internacional para la Conservación de los Recursos Vivos Marinos Antárticos (CCAMLR), donde por razones técnicas el Convenio utiliza una aproximación de la Línea de Convergencia mediante una línea que une puntos específicos a lo largo de paralelos De latitud y meridianos de longitud. La aplicación de la Convención se gestiona a través de una Comisión internacional con sede en Hobart, Australia, mediante un eficiente sistema de cuotas anuales de pesca, licencias e inspectores internacionales en los buques pesqueros, así como la vigilancia por satélite. La mayor parte de la región antártica está situada al sur de la latitud paralela 60 ° S, y se rige de acuerdo con el régimen jurídico internacional del Sistema del Tratado Antártico. La zona del Tratado abarca el continente y sus islas inmediatamente adyacentes, así como los archipiélagos de las Islas Orcadas del Sur, las Islas Shetland del Sur, la Isla Peter I, la Isla Scott y las Islas Balleny. Las islas situadas entre la latitud 60 ° S paralela al sur y la Convergencia Antártica al norte, y sus respectivas Zonas Económicas Exclusivas de 200 millas náuticas (370 km) caen bajo la jurisdicción nacional de los países que las poseen: Georgia del Sur y Las islas Sandwich del Sur (Reino Unido, también un territorio ultramar de la UE), la isla Bouvet (Noruega) y las islas Heard y McDonald (Australia). Las islas Kerguelen (Francia, también un territorio ultramar de la UE) están situadas en la zona de convergencia antártica, mientras que las islas Malvinas, la isla de los Estados, la isla de Hornos con el Cabo de Hornos, las islas Diego Ramírez, Campbell, Macquarie, Amsterdam y Saint Paul , Las islas Crozet, las Islas Príncipe Eduardo y la isla Gough y el grupo Tristan da Cunha permanecen al norte de la convergencia y, por lo tanto, están fuera de la región antártica (Holt et al., 2013; Kreft & Jetz, 2010; Udvardy & Udvardy, 1975).


21.8 Reino neotropical

En la biogeografía, el reino neotrópico o neotropical es uno de los ocho reinos terrestres. Este reino incluye América del Sur y Central, y en América del Norte las tierras bajas del sur de México, las islas del Caribe y el sur de la Florida, porque estas regiones comparten un gran número de grupos de plantas y animales. El reino también incluye Sudamérica meridional templada. En contraste, el reino florístico neotropical excluye la suramericana más meridional, que se coloca en el reino antártico. El Neotrópico está delimitado por similitudes en fauna o flora. Su fauna y flora se distinguen del neártico (que incluye la mayor parte de Norteamérica) debido a la larga separación de los dos continentes. La formación del istmo de Panamá se unió a los dos continentes hace dos o tres millones de años, precipitando el Gran Intercambio Americano, un evento biogeográfico importante.

El neotrópico incluye bosques pluviales húmedos tropicales y subtropicales más extensos que cualquier otro reino, extendiéndose desde el sur de México a través de América Central y el norte de América del Sur hasta el sur de Brasil, incluyendo la vasta selva amazónica. Estas ecorregiones de bosque lluvioso son una de las reservas más importantes de biodiversidad en la Tierra. Estas selvas tropicales son también el hogar de una diversa gama de pueblos indígenas, que en diferentes grados persisten en sus culturas autónomas y tradicionales y la subsistencia dentro de este ambiente. Sin embargo, el número de estos pueblos que aún no han sido relativamente afectados por influencias externas continúa disminuyendo de manera significativa, junto con la expansión casi exponencial de la urbanización, las carreteras, el pastoreo y las industrias forestales que invaden sus tierras y medio ambiente consuetudinarios. Sin embargo, en medio de estas circunstancias en declive este vasto "reservorio" de la diversidad humana continúa sobreviviendo, aunque muy agotado. Sólo en América del Sur, unas 350-400 lenguas y dialectos indígenas siguen viviendo (aproximadamente 1.500 en el momento del primer contacto europeo), en unas 37 familias lingüísticas distintas y en un número adicional de lenguas no clasificadas y aisladas. Muchas de estas lenguas y sus culturas también están en peligro. Por consiguiente, la conservación en el reino neotropical es una preocupación política candente y plantea muchos argumentos sobre el desarrollo frente a los derechos indígenas frente a los ecológicos y el acceso o la propiedad de los recursos naturales.

Sudamérica fue originalmente parte del supercontinente de Gondwana, que incluía África, Australia, India, Nueva Zelanda y la Antártida, y el Neotrópico comparte muchos linajes vegetales y animales con estos otros continentes, incluyendo los mamíferos marsupiales y la flora antártica.

Después de la desintegración final de Gondwana hace unos 110 millones de años, Sudamérica se separó de África y se desplazó hacia el norte y el oeste. Mucho más tarde, hace unos dos o tres millones de años, América del Sur se unió a América del Norte por la formación del istmo de Panamá, lo que permitió un intercambio biótico entre los dos continentes, el Gran Intercambio Americano. Las especies sudamericanas como los antecesores de la zarigüeya de Virginia (Didelphis virginiana) y el armadillo se trasladaron a Norteamérica, y los norteamericanos como los antepasados de los camélidos sudamericanos, incluyendo la llama (Lama glama), se desplazaron hacia el sur. El efecto a largo plazo del intercambio fue la extinción de muchas especies sudamericanas, sobre todo por la competencia de especies del norte (Holt et al., 2013; Kreft & Jetz, 2010; Udvardy & Udvardy, 1975).

No hay comentarios:

Publicar un comentario