domingo, 2 de octubre de 2011

Genética según Hollywood, el vigor de los híbridos



Todos sabemos cómo funciona la genética mendeliana. Los caracteres son usualmente o dominantes o recesivos. Tener una copia de un alelo dominante significa que el individuo expresará completamente el rasgo dominante sin señales del recesivo.  Para expresar el carácter recesivo, el individuo debe tener dos copias del gen recesivo, en cuyo caso no habrá ni rastro del rasgo dominante.

Sin embargo, existen otras alternativas al sistema básico con el que enseñamos, o intentamos enseñar en el aula de clase. La dominancia incompleta, se tiene genéticamente un in dividuo con alelos dominantes, pero su manifestación en el fenotipo es incompleta, es un rasgo intermedio entre el dominante y el recesivo. La última alternativa que se manifiesta preferentemente a NIVEL MOLECULAR es que ambos alelos sean dominantes y se expresen totalmente y de manera concomitante. El ejemplo típico es el de los tipos de sangre AB.

En trabajos literarios que tienen que ver con relaciones entre diferentes especies las cosas funcionan un poco diferente a la realidad, y generalmente toman dos vías: (1) La ruta de Marie Sue: El afortunado descendiente manifiesta las fortalezas de ambas especies o razas o lo que sea, y ninguna de las respectivas debilidades. (2) Todos los genes son Codominantes: donde el descendiente adquiere la mitad de todo, tanto en fortalezas como en debilidades.

Esta aproximación falla en el departamento de realismo, es muy improbable que ninguno de los caracteres físicos posea un patrón de segregación mendeliano. Sin embargo, es necesario, sería un poco molesto en un mundo de fantasía determinar qué características son recesivas y cuales dominantes, después de todo no existen realmente, además distraerían al autor de cuestiones argumentativas más importantes. Sin embargo, estas percepciones poco instruidas pueden estar relacionadas con procesos biológicos que si suceden, específicamente el vigor híbrido o heterosis (Müller-Wille, 2007; Pierce, 2005).

El vigor híbrido o heterosis se define como la mejora de algún carácter cuando se hibridan dos líneas genéticas “poblaciones, razas o especies muy relacionadas” en términos de la selección natural o de fines domésticos humanos. En términos de la selección natural se dice que un cruce es heterótico cuando los productos de la hibridación son menos propensos a enfermedades genéticas, parásitos, crecen más, viven más tiempo, pero fundamentalmente cualquiera de esas mejoras debe conllevar al incremento de la producción de progenie.  El adecuado control del vigor híbrido es muy importante en la producción agrícola, para más información puede consultar aquí (→Enlace a vigor híbrido).

Para citar dos casos típicos tenemos en la primera película de Blade cazador de vampiros (1998) cuando el diacono Frost prácticamente parafrasea la idea del vigor híbrido “tienes todas las fortalezas y ninguna de las debilidades”. El segundo ejemplo son los conocidos híbridos entre Sayajin y humano en dragonball.

Sin embargo no todo es color de rosa, como se mencionó anteriormente, la heterosis debe ser controlada, porque del mismo modo que aparecen híbridos vigorosos, también pueden aparecer híbridos incompatibles o menos aptos, lo cual está relacionado a barreras reproductivas durante el proceso de especiación (Kruuk, Baird, Gale, & Barton, 1999; Mendelson & Wallis, 2003).

Kruuk, L. E. B., Baird, S. J. E., Gale, K. S., & Barton, N. H. (1999). A comparison of multilocus clines maintained by environmental adaptation or by selection against hybrids. Genetics, 153(4), 1959–1971.
Mendelson, T. C., & Wallis, G. (2003). Sexual isolation evolves faster than hybrid inviability in a diverse and sexually dimorphic genus of fish (Percidae: Etheostoma). Evolution, 57(2), 317–327.
Müller-Wille, S. (2007). Hybrids, pure cultures, and pure lines: from nineteenth-century biology to twentieth-century genetics. Studies in History and Philosophy of Science Part C: Studies in History and Philosophy of Biological and Biomedical Sciences, 38(4), 796–806.
Pierce, B. A. (2005). Genetics, a Conceptual Aproach (2nd ed.). USA: Freeman. 



No hay comentarios:

Publicar un comentario